Después de 10 días por la India, decidimos viajar a Sri Lanka, donde esperábamos encontrar un poco de paz y menos calor. 

No planeamos ninguna ruta por Sri Lanka, lo único que queríamos era viajar por libre y teníamos claro es que empezábamos en Negombo, porque allí estaba el aeropuerto de Bandaranaike y también es la ciudad en que la mayoría de gente suele alquilar un tuk tuk para hacer una ruta por Sri Lanka por libre.

20 días para viajar a Sri Lanka

Sri Lanka es una isla relativamente pequeña, es fácil recorrerla en tuk tuk o en transporte público. Por eso existen miles de opciones para conocer Ceylán. Hoy queremos compartir con vosotros nuestra ruta de 20 días para viajar a Sri Lanka para que os sirva de orientación a la hora de crear la vuestra propia. El número en paréntesis al lado de cada ciudad indica los días que pasamos allí.

Negombo (4)

En esta ciudad costera pensábamos pasar solo dos días. Al final fueron tres para esperar a que nos trajeran el tuk tuk que habíamos alquilado. 

Negombo puedes recorrerla fácilmente en un par de días. La zona más turística es la que está cerca de la playa y, aunque no es un lugar que destaque por su belleza (es un sitio muy normalito), sí que es perfecto para iniciar tu ruta por Sri Lanka desde aquí ya que está a pocos kilómetros del aeropuerto y de la capital del país. 

¿Qué ver en Negombo? 

En Negombo no es tanto qué ver como qué hacer. Hay un templo indio y otro budista que no están mal, pero lo más interesante a ver/hacer es dar un paseo por la playa y por Lewis Street (la vía principal), ver la lonja de pescado que hay cada día en la zona del puerto… y poco más.

Alojamiento en Negombo: La zona de Lewis Place es la mejor por estar cerca de la playa y de todos los hoteles, restaurantes y comercios. Nosotros nos alojamos en una guesthouse llamada Lakshmi Family Villa una calle más local, paralela a esta zona. Además, le alquilamos el tuk tuk a Lalit, el propietario, a un precio mucho más económico que las agencias de la zona. 

A Negombo también volvimos al final de nuestra ruta por Sri Lanka para coger un avión rumbo a Maldivas. En esta ocasión, nuestro primero alojamiento no tenía disponibilidad así que nos en Aurora Beach Hostel Negombo.

Kalpitiya (1)

¿Qué ver en Kalpitiya?

Llegamos a Kalpitiya después de más de 5 horas de tuk tuk y con la intención ver cómo la gente hace kitesurf o avistar delfines. Sin embargo, no sabíamos que era temporada baja y nos quedamos con las ganas. 

En Kalpitiya se trata de dejarse llevar, relajarse, conocer de primera mano la vida local (en las villas de pescadores no hay turistas), comprar pescado fresco para hacerlo en la barbacoa del hostel o darte un baño si te apetece.

Alojamiento en Kalpitiya: Dolphin Wadiya fue nuestra opción de alojamiento en Kalpitiya. El hotel tenía pocas recomendaciones porque era nuevo pero fue genial. Estábamos solos con el dueño ya que en aquella zona de la isla era temporada baja. 

El sitio es como un oasis en el que se respira mucha paz y tranquilidad. Compramos pescado fresco en una especie de lonja que había al lado y Harshan nos lo preparó. Buenísimo.

La puesta de sol y contemplar la vida de pescadores de alrededor es otro de sus encantos. La habitación doble, en una especie de cabañita, tiene una terracita donde puedes leer o tomar algo. 

Kalpitiya en Sri Lanka

Anuradhapura (1)

¿Qué ver en Anuradhapura?

Esta ciudad, junto con Polonnaruwa, fue una de las dos ciudades imperiales por excelencia de Sri Lanka. Encontrarás toda la información que precises en mapas, blogs, etc. Pero lo más importante es saber que la zona de templos y pagodas es mejor NO recorrerla PAGANDO. Los sitios más interesantes los puedes hacer gratis o pagando 1-2 euros escasos.

La opción más interesante es recorrerlo en bici o con un tuktuk que te haga el recorrido (negocia bien el precio). Está todo perfectamente señalizado, y no vale la pena pagar el alto precio (28 dólares) que te piden para poder verte todos los lugares de interés de esta bella ciudad imperial.

Alojamiento en Anuradhapura: Lucky Holiday Home

Rezando en Anuradhapura
Rezos en Anuradhapura

Mihintale (1)

¿Qué ver en Mihintale? 

El principal atractivo turístico de esta zona de Sri Lanka es la colina de Mihintale. Según varios libros históricos, fue en esta montaña donde se encontraron Mahina, el hijo del emperador indio Ashoka, con el rey de Sri Lanka para difundir las enseñanzas de Buda en el país. Así, esta colina se considera un lugar de peregrinación muy importante.

Subir la colina y sus más de 1800 escalones te llevará al menos 20 o 30 minutos. Por eso, recomendamos hacerlo a primera o última hora del día para evitar las horas más fuertes de sol. Antes de llegar a la cima de la colina te encontrarás una explanada con algunas ruinas antiguas de lo que fue un hospital.

En lo alto de la colina hay tres puntos de interés:

  • Dagoba Ambasthala: la estupa donde se produjo la reunión anterior y donde se inició el budismo en Sri Lanka.
  • Cueva de Arahant Mahinda: este sería el alojamiento del monje que fue enviado a Sri Lanka para introducir el budismo se alojó.
  • La Aradhana Gala: subir esta gran roca de un poco de «yuyu» pero merece la pena. Se trata de la gran roca de meditación y para llegar arriba tienes que subir las escalaras talladas en la roca mientras te sujetas a la barandilla. Ves con mucho cuidado porque el suelo es resbaladizo. Las vistas desde esta roca de la colina de Mihintale son tremendamente preciosas.
  • Figura del Budha blanco
  • Dagoba Mahasaya: en esta tupa se considera que hay sepultado un pelo de Budha.

En Mihintale también puedes visitar:

  • Rajagiri Caves: También conocida como montaña de los reyes, se trata de unas cuevas que fueron ocupadas por monjes budistas.
  • Kalu Diya Pokuna: Un lugar de tranquilidad, un remanso de paz. En este bosque y complejo arqueológico encontrarás el conocido como estanque Negro. Además, también te toparás con ruinas de casa y un pequeño monasterio. Cuando nosotros fuimos nos encontramos con unos adolescentes haciendo picnic.
  • Aradhana Gala: Su nombre significa «roca de la meditación» y al igual que la que encontramos en la colina de Mihintale, ofrece una panorámica preciosa de Mihintale y hay que subir por un estrello camino de escalleras talladas en la roca.
Lago en Mihintale
El estanque negro

Alojamiento en Mihintale: El Hotel Afenta estaba totalmente nuevo cuando llegamos. La habitación donde dormimos era para tres personas y el baño era bastante amplio y más limpio que algunos que habíamos visto hasta entonces. No tenían mosquitera pero sí un repelente de mosquitos por lo que no hay de qué preocuparse. 

Fuera tienen un jardín enorme, con una hamaca en la que puedes tumbarte a leer y, además, también puedes aparcar el tuk tuk dentro. 

Polonnaruwa (2)

¿Qué ver en Polonnaruwa? 

Además de un lago precioso y con vistas a un parque nacional en el que podrás ver de lejos a elefantes, Polonnaruwa es la otra gran ciudad imperial que no puede faltar en tu ruta si decides viajar a Sri Lanka por libre. En esta recomendamos alquilar un tuk tuk con conductor (los hay a decenas) o una bicicleta (hace mucho calor, ojo) y PAGAR por entrar en la ciudad imperial, al igual que en Annuradhapura separada de la «nueva» ciudad.

En este caso, todos los templos de interés están ubicados a lo largo de una gran avenida, por lo que no tiene perdida. En la «nueva» ciudad apenas hay otros intereses, y de hecho está casi toda en obras y no es precisamente bonita.

Alojamiento en Polonnaruwa: Nos alojamos en el Ruins Villa porque a pesar de estar en una zona más lejana del centro, en plena selva, tenía muy buenas opiniones. La habitación era, simplemente, enorme. Tenía mosquitera pero estás en pleno campo por lo que no te asustes si te encuentras algún mosquito o bicho. De hecho, en nuestro baño había una rana. 

Como en la mayoría de alojamientos y guesthouse en Sri Lanka, también ofrecían desayuno y cena, por lo que es ideal para no tener que ir al centro a buscar algún sitio. 

Ruinas en Polonnaruwa

Sigiriya-Dambulla (1)

¿Qué ver en Sigiriya-Dambulla? 

Son dos puntos clave de tu viaje a Sri Lanka. En Sigiriya podrás subir a la roca del león (30 euros) o ir a Piridungala, una roca justo enfrente de la roca del león, con vistas a esta misma, que ofrece un lugar increíble por apenas 5 euros la subida (media hora hacia la cúspide).

En Dambulla encontraréis una montaña que alberga en su falda un templo y un museo budista, y decenas de escaleras hacia arriba unas cuevas espectaculares con frescos pintados y multitud de figuras con motivos budistas.

Alojamiento en Dambulla: El Pramila Guest Inn fue, de lejos,  el alojamiento más barato que cogimos en Sri Lanka. Por apenas 5 euros dormirmos una noche y nos dieron un desayuno super completo que incluía arroz, tortilla, fruta y unos crepes riquísimos con azúcar moreno. Paramos en esta ciudad para visitar Sigiriya.

Sigiriya

Kandy (1)

¿Qué ver en Kandy? 

El Jardín Botánico, uno de los más bonitos que hemos visto nunca, y el templo del Buda de Jade, lugar de peregrinación para todos los budistas de Sri Lanka y el mundo, son los grandes atractivos de Kandy, amén de su lago artificial. Aunque a nosotros no nos dio tiempo, para disfrutar de una panorámica de una de las ciudades más grande de Sri Lanka, también se pudir subir al mirador de Kandy, más conocido popularmente como «Arthur’s seat», en honor al autor británico que durante años vivió en Colombo.

Kandy

Hatton (1)

¿Qué ver en Hatton?

La zona de Hatton en sí no tiene mucho que ver. Se trata más bien de una ciudad que está en medio de dos puntos de interés: el Pico de Adán y la zona de Nuwara Eliya con los campos de té. 

Alojamiento en Hatton: El Trinish Homestay fue uno de nuestros alojamientos favoritos en Sri Lanka. Se trata de una casa familiar que tienen algunas habitaciones que alquilan. Lo lleva una familia muy amable que tiene un hijo pequeño que es encantador, Trinish. 

Nallathanniya (1)

¿Qué ver en Nallathanniya? 

Se trata de una aldea en la que comienza la subida al Pico de Adán, por lo que si pasas por aquí sea exclusivamente para hacer ese trekking.

La zona es ideal para alojarse dos noches: el día que llegas y el día que haces la subida a la montaña. Decimos dos noches porque la subida al Pico de Adán suele empezar a hacerse a las 2 de la mañana y al día siguiente tu cuerpo necesitará descanso (aunque nosotros fuimos a la aventura y descansamos una hora y nos fuimos para otra ciudad)

Alojamiento en Nallathanniya: Vegetable Garden

Nuwara Eliya (1)

¿Qué ver en Nuwara Eliya? 

De esta zona de Sri Lanka nos sorprendió el estilo británico que desprende. Y es que durante muchos años Sri Lanka fue colonia británica y en este lugar los ingleses dejaron su huella. De hecho, a esta ciudad se la conoce como «Little England» ya que durante la época de colonización era su lugar de retiro para descansar del sol y el calor. Y es que al estar en el centro del país, las temperaturas dan algo de tregua.

Lo más famoso de Nuwara Eliya son las plantaciones de té y también su lago.

Alojamiento en Nuwara Eliya: Lake View Holiday Home

Haputale (1)

¿Qué ver en Haputale? 

Esta zona de las tierras altas de Sri Lanka fue una de las que menos pudimos disfrutar. La niebla suele tapar el espectacular paisaje verde y montañoso. Además, durante nuestra estancia cayeron grandes chaparrones que nos impidieron movernos mucho con el tuktuk.

Aún así, pudimos disfrutar de montañas repletas de plantaciones de té y de la Bambarakanda waterfall, la cascada más alta de Sri Lanka. Lo que no pudimos visitar y nos quedamos con las ganas fue el Lipton’s seat, una cima en la que se supone que se sentaba Thomas Lipton (a unos 2.000 metros de altitud), el comerciante británico que fundó la marca de té Lipton, a contemplar las plantaciones de té con las que consiguió montar todo un imperio en Gran Bretaña.

Alojamiento en Haputale: Lakshan View Resort

Ella (2)

¿Qué ver en Ella? 

El siguiente destino en nuestro mapa de Sri Lanka fue Ella, sin duda un pueblo precioso pero de los más turísticos de todo el país. Hasta Ella llegan muchos turistas que deciden hacer el trayecto en tren desde Kandy para disfrutar de las vistas de las plantaciones de té durante el camino.

Se podría decir que es un lugar de encuentro entre mochileros que deciden viajar a Sri Lanka y llegan a Ella buscando excursiones por la montaña, relax y buen ambiente. Y es que el centro de Ella está plagado de restaurantes y bares en los que también por la noche hay mucha vida y ocio. Sea como sea, si decides hacer parada en Ella, no debes perderte los siguientes atractivos turísticos:

  • Little Adam’s Peak: si no te atreviste a subir el Pico de Adán, aquí tienes una versión mucho más light. Una excursión por la montaña de apenas 45 minutos que culmina con unas vistas muy bonitas. Si el día está despejado podrás ver a lo lejos Ella Rock.
  • Ella Rock: el punto más alto de Ella y al que se puede llegar haciendo una ruta de unos 11 kilómetros.
  • Rawana Falls: Aunque son bonitas e impresiona verlas con sus 19 metros de altura, la realidad es que solo podrás verlas desde la carretera, imposible acercarse más.
  • Nine Archs Bride: este Puente de Nueve Arcos fue uno de nuestros lugares favoritos en Ella. Ubicado en mitad de la selva, es un icono del país y una muestra de la construcción ferroviaria durante la época colonialista del país. Mide unos 90 metros de largo y 24 de altura, ¡y doy fe de que da un poco de vértigo sentarse y mirar hacia abajo! Llegar hasta el puente no es complicado pero prepárate para una caminata de una hora o dos, tiempo suficiente para recorrer la selva y el puente con calma además de esperar a que pase uno de los míticos trenes azules. Si te pilla a mitad de camino por las vías del tren, ¡no te preocupes! Simplemente apártate a un lado de la vía para que pueda pasar y sigue disfrutando del trayecto.
Ella

Alojamiento en Ella: The 1964 Boutique Hostel. Aunque alejado del centro, a unos 3 km, si tienes tuk tuk o coche privado es una buena opción ya que estás en zona tranquila en la montaña, lejos del turismo masivo del centro.. Y es que Ella es una de las ciudades más turísticas de Sri Lanka. 

Mirissa (2)

¿Qué ver en Mirissa?

Llegamos con muchísimas ganas a este rincón del sur de Sri Lanka. Después de más de una semana haciendo ruta por el norte y centro del país, ¡nos apetecía playa! Y el primer día nos fuimos directos a la Secret Beach que nos recomendó la dueña de nuestro guesthouse. De secreta no tiene nada porque también hay otros turistas. Aún así, no nos defraudó con sus palmeras, su arena fina y agua cristalina. Además, hay un pequeño bar ideal para tomarte algo y comer. Sin duda este es uno de los sitios que ver en Mirissa aunque sea un poco complicado llegar. Si no quieres darte la pateada del siglo desde la ciudad, lo mejor es ir en tuktuk hasta el punto más cercano, luego tendrás que andar unos minutos.

Más allá de sus playas, Mirissa no tiene muchos más atractivos turísticos. Sin embargo, por el oleaje, también es un lugar perfecto para hacer sur. Muchos turistas también van para intentar avistar ballenas (nosotros decidimos no hacer esta excursión). Si quieres una actividad diferente para hacer en la ciudad, te recomendamos darte un masaje ayurvédico en Badora Spa, nosotros salimos como nuevos, ¡una experiencia maravillosa! Y si te gustan los animales, no pierdas la oportunidad de visitar Animal SOS Sri Lanka, una ONG que cuida de perros abandonados en el país.

Antes de que acabe el día y suba la marea, a los turistas también les gusta cruzar la playa de Mirissa para subir al Rock View, una pequeña islita desde la que contemplar las vistas.

Alojamiento en Mirissa: Sagopearl Guest

Galle (1)

¿Qué ver en Galle?

A tan solo 120 km de Colombo, fue una de nuestras últimas paradas en Sri Lanka. La playa de Galle, similar a la de Mirissa, no es de las mejores del mundo pero es ideal para relajarse tomando algo en uno de los muchos chiringuitos que hay a pie de playa con música de fondo.

Durante los centenares de años que Sri Lanka fue una colonia, por Galle pasaron holandeses, portugueses y británicos, dejando cierta huella europea en este rincón del país. Lo que hay dentro de las murallas de Galle es una ciudad complementamente diferente a todo lo que ves en el resto del país y se debe precisamente a esta colonización de la que hablaba. Por eso también es uno de los rincones más turísticos.

Si decides viajar a Galle, no olvides pasear por el Fuerte de Galle y disfrutar de sus calles, iglesias, mezquitas y edificios preciosos (como el edificio administrativo de Queens Street). Por cierto, este fuerte sobrevivió al tsunami de 2004. También merece la pena un recorrido la Torre del Reloj, el Museo Nacional, el faro y los tres bastiones de esta ciudad fortificada: Negro, Tritón y el punto de Utrecth.

Como recomendación gastronómica, si os gustan las crepes dulces y saladas, tenéis que pasaros por Crepe-ology, un restaurante puesto en marcha por una pareja de Seattle y Londres que tiene muy buena acogida entre los turistas. Es un poco más caro que comer en un sitio local pero merece la pena probarlo.

Alojamiento en Galle: Villa Vidura

Recursos para viajar a Sri Lanka

Si estás pensando en viajar a Sri Lanka, no te olvides de utilizar Skyscanner para encontrar los vuelos más baratos. Por otra parte, no te olvides de que para viajar tranquilo es importante llevar un buen seguro. Nosotros lo tenemos con IATI Seguros y por ser nuestro lector, puedes llevarte tu seguro con un 5% de descuento a través de este enlace. ¡Aprovéchalo y quédate tranquilo ante cualquier imprevisto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.