El águila en Estados Unidos, el toro en España, el gallo de Barcelos en Portugal… Son animales que se han convertido en todo un símbolo nacional. En la ciudad de Nara (Japón) son los ciervos son el emblema. De hecho, ante la pregunta sobre qué hacer o qué ver en Nara (Japón), la primera respuesta siempre será la misma: “Dar de comer a los ciervos del parque natural”. 

Ciervos que ver en Nara
Turistas dando de comer a un ciervo en el parque natural de Nara

La mayoría de personas que deciden visitar la ciudad suelen dedicarle… tan solo un día. Está muy cerquita de Osaka o Kyoto, por lo que se tarda en llegar entre 45 y 75 minutos, dependiendo de si dispones de la JR Pass para viajar en trenes rápidos o prefieres desplazarte por Japón con trenes locales, más lentos pero más baratos

¿Qué ver en Nara? Un museo, un jardín y tiendas peculiares

Un día en Nara es, para mí, poco tiempo. En esta popular ciudad de la región de Kansai se puede descubrir el Japón más tradicional visitando otros sitios menos turísticos que el parque natural o los templos de Nara. 

Museo del Juguete Mecánico de Naramachi

En 2012 una de las antiguas y tradicionales casas de Nara se convirtió en el Museo del Juguete Mecánico de Naramachi

Un espacio para descubrir cómo y con qué jugaban los niños japoneses décadas atrás, cuando aún no existían los videojuegos. Por aquel entonces, el papel japonés, la madera o el bambú eran la materia prima utilizada para despertar la ilusión de los niños. 

En el Museo hay una exposición permanente de juguetes ‘karakuri’. Este concepto se podría definir como “aparatos mecánicos para producir la sorpresa en una persona” y se trata nada más y nada menos que de una especie de autómatas mecánicos hechos de madera y que fueron muy populares durante el siglo XIX. Los juguetes ‘karakuri’ del Museo del Juguete Mecánico de Naramachi se conservan y fueron restaurados desde el periodo Edo. 

karakuri japonés
Juguete tradicional japonés

Lo más llamativo de este museo de Nara es que los juguetes se pueden mirar… ¡y tocar! ¿Para qué sirven unos juguetes ni no se puede jugar con ellos? Recuerdo cuando llegamos, nos descalzamos y una persona mayor que del Museo nos fue contando cómo funcionaban cada uno de ellos. Los podíamos tocar, inspeccionar y, lo mejor, ¡jugar con ellos! 

jugando con juguetes tradicionales japoneses en Nara
En el Museo del Juguete Mecánico de Naramachi se puede jugar con algunos juguetes

En total hay unos 600 juguetes en el Museo, donados por la profesora Nara Michitaka Kamata. 200 de ellos son karakuri y se puede jugar con una treintena de ellos. Además, una vez al mes, realizan un taller mensual para enseñar a hacer juguetes mecánicos, una forma estupenda de recuperar la esencia de estos atractivos juguetes y, aunque sea por un rato, redescubrir lo divertido que es jugar de forma tradicional, con nuestras manos, sin pantallas ni tecnología de por medio. 

En este enlace se puede encontrar más información del Museo y también ver la galería de fotos de juguetes japoneses tradicionales. Ojo, la web está en japonés pero se puede traducir de forma automática al español y podrás entender a la perfección todo lo que se explica. 

Nara Visitor Center

Este es uno de esos rincones peculiares que encuentras por casualidad, del que no esperas mucho y… ¡se convierte en uno de tus favoritos! 

El Nara Visitor Center, tal y como su propio nombre indica, es una especie de centro para el turista. De hecho, incluso es posible encontrar alojamiento para dormir en Nara en este edificio. Sin embargo, su parte más atractiva es su faceta cultural. 

En las instalaciones del Nara Visitor Center es posible conocer un poco más algunas tradiciones y costumbres japonesas. Por ejemplo, puedes iniciarte en la escritura japonesa (kanji) o el origami, el famoso arte de la papiroflexia que tan bien dominan los ciudadanos del país del sol naciente. Además de practicar este arte milenario, el personal encargado del lugar te regalará tu nombre escrito en japonés, una pieza idónea como recuerdo que enmarcar (literalmente) de tu viaje a Japón.

A los japoneses también les encanta… ¡disfrazarse! Por eso en este centro para el turista también es posible disfrazarse con trajes de sumo, ninja, o incluso con un bonito kimono. ¿Qué elegirías tú? Yo lo tuve claro desde el principio… 

Mochiidono: la calle de las tiendas

Aunque el “centro” de Nara es más bien pequeño, no podía faltar una zona de tiendas. Sanjo Dori es la calle principal, la que desde la estación de tren de Nara te lleva directamente al parque natural. En esta predominan las tiendas de souvenirs y más pensadas en el turista. 

A la derecha de esta calle principal se encuentra otra importante arteria comercial de Nara. Se trata de Mochiidono Shopping Street. Aunque también hay tiendas turísticas, también hay establecimientos donde los más asiduos son los locales: tiendas de ropa, librerías, cafeterías, etc. A mí me llamó especialmente la atención un establecimiento con antigüedades y objetos de todo tipo. Todos ellos de segunda mano. 

El nombre de la tienda no lo conozco pero aparece en Google Maps y está justo al lado de una cafetería llamada Pinocchio. Allí compré este par de detallitos para unos amigos:

Mochis Nakatanidō

Si durante tu visita a Nara decides recorrer todos estos sitios únicos… tarde o temprano tu estómago empezará a demandar energía. Y aquí es cuando entra en escena uno de los lugares más populares de Nara.

La tienda Nakatanidō, conocida por sus mochis. Se podría decir que es la tienda más famosa de la prefectura de Nara. Así lo demuestran la cantidad de turistas que se agolpan a sus puertas en la céntrica Sanjo Dori. Y no solo para comprar este típico postre japonés… ¡sino para ver cómo se hacen!

Esta tienda es famosa por la rapidez con la que hacen los mochis. Así, el proceso de elaboración de sus pasteles de arroz suave se ha convertido en un todo un espectáculo para los turistas, que nos quedamos con la boca abierta al ver cómo se hacen los mochis… ¡y solo la cerramos para comerlos! ;P

Seguro que a los ciervos del parque natural de Nara les encantarían los mochis tanto como a nosotros pero debes saber que lo que te reclamarán son… ¡galletas! Y es que si por algo son famosos los ciervos de Nara es porque se les puede dar de comer pero… con cuidado, ¡se vuelven ansiosos en cuanto huelen y ven la comida e intentarán quitarte las galletas de las manos! ;P

Por cierto, además de todos estos planes, también hay muchos templos que ver en Nara, aunque de eso hablaremos otro día. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.