Irlanda es un país de gran tradición católica. Y aunque en los últimos años se haya reducido muchísimo el volumen de creyentes, si decides viajar a Dublín te encontrarás con muchas iglesias. En el norte de la ciudad está el Gardiner House, un antiguo convento que se ha reconvertido en un lugar perfecto para dormir si buscas alojamiento en Dublín.

Alojamiento en Dublín: para vacaciones y estancias largas

Tanto si viajas a la capital irlandesa por unos días como si estás planteándote asentarte durante una larga temporada, el Gardiner House es tu mejor opción de alojamiento en Dublín.

Para los turistas, tiene un precio económico y una ubicación ideal: cerca del centro pero sin estar en el «meollo». Por otra parte, la vivienda en Dublín no está en su mejor momento. Simplemente, no hay casas disponibles para acoger a una población in crescendo. Por eso, para muchos viajeros, jóvenes o trabajadores temporales, este hostal ofrece la posibilidad de «alquilar» una cama para largas estancias.

Habitaciones

El Gardiner House tiene un total de 190 camas que se distribuyen en diferentes tipos de habitaciones: compartidas (mixtas y solo para mujeres) y dobles (con baño compartido o privado).

En todas las habitaciones compartidas (4, 8, 6, 12 y 18 camas) cada lecho dispone de enchufe y luz propia, además de taquilla. Los baños son compartidos pero son grandes y se limpian tres veces al día.

En el caso de los cuartos privados, tienes la opción de escoger habitación con dos literas o con cama doble. Algunas de ellas también tienen televisión.

Los precios oscilan entre 18 y 50 euros por noche y persona en función del tipo de estancia que escojas (puedes reservar aquí). Por cierto, el Gardiner House ofrece desayuno gratis cada mañana que consta de tostadas, mermeladas, nocilla, mantequilla de cacahuete, diferentes tipos de cereales, zumo de naranja y leche.

Por cierto, si quieres vivir una auténtica experiencia religiosa, te recomendamos dormir en las «capillas». Son habitaciones que antiguamente eran capillas y conservan las vidrieras típicas de una iglesia victoriana.

Zonas comunes

Siendo un edificio de diversas plantas y con cerca de 200 camas, imagina lo inmensas que son las zonas comunes. Nada más entrar en el hostal, te encuentras con una recepción a mano izquierda, que incluye varias mesas y sillas.

Frente a la puerta de entrada se encuentra el salón, con dos sofás de cuatro o cinco plazas y varios pufs donde sentarse mientras disfrutas de la televisión. En esta misma sala también encuentras una zona de escritorio con tres ordenadores disponibles de forma totalmente gratuita para los inquilinos del Gardiner House. Además de guitarra, el hostal también tiene películas, acceso a Netflix y juegos de mesa.

¿Llega la hora de cenar y quieres ahorrar un poco? Ves a uno de los supermercados cercanos, compra comida y prepárala en la cocina de la planta baja. Con una isla en el centro, la cocina dispone de neveras, armarios, hornos, microondas, tostadora industrial y todo tipo de menaje para cocinar y comer (sartenes, ollas, platos, bowls, escurridor, cuchillos,…). Además, si tu estancia es de unos cuantos días y te sobra comida, puedes coger una bandeja, ponerle tu nombre y guardar lo que te sobre a diario en la nevera.

A pocos metros de la cocina encontrarás un comedor con grandes mesas y sillas, además de… ¡billar! El lugar perfecto para entablar conversación con otros viajeros.

¡Ah! Y si hace buen tiempo… ¡no olvides salir a la terraza! Allí dispones de zonas para sentarte y comer pero también de una… ¡barbacoa!

Otros servicios

En el hostal tienes información sobre todo tipo de excursiones, tours y visitas que puedes reservar directamente desde la recepción del hotel.

Por otra parte, el Gardiner House tiene WiFi gratis en todas las estancias y ofrece té, chocolate caliente, agua y café gratis durante todo el día. Tanto si llegas pronto o te marchas tarde, también tienen una sala cerrada con llave en la que puedes dejar tus maletas antes de hacer el check in (15h) o el check out (11h).

Ubicación

A dos calles del hostal encuentras supermercados como Spar o Tesco. Es un área muy tranquila, lugar de residencia de gente local pero que está a tan solo 15 minutos de la famosa zona Temple Bar.

A menos de cinco minutos también encontrarás el autobús 16 y el 40, que te llevan directamente al aeropuerto de Dublín por tan solo 3 euros.

¿Por qué recomendamos este alojamiento en Dublín?

  • Grande y espacioso pero acogedor.
  • Muy limpio y con buena ubicación.
  • Sus zonas comunes son perfectas para descansar después de pasar todo el día recorriendo la ciudad.
  • Las camas son cómodas y los duchas muy grandes. En algunas plantas en vez de ducha… ¡¡hay bañera!!
  • Puedes dormir en una capilla de más de 200 años.
  • Tiene una cocina que te permite prepararte la comida como si estuvieras en casa.
Gardiner House, alojamiento en Dublín

Recursos para tu viaje a Dublín

Si estás pensando en viajar a Dublín, no olvides utilizar Skyscanner para encontrar los vuelos más baratos. Por otra parte… ¡que nunca te falte un buen seguro de viaje! La Tarjeta Sanitaria Europea no cubre cualquier tipo de incidente. Por eso, nosotros viajamos con IATI Seguros y por ser nuestro lector, puedes llevarte tu seguro con un 5% de descuento a través de este enlace. ¡Aprovéchalo y quédate tranquilo ante cualquier imprevisto!

Y cuando ya tengas avión y seguro… ¡llega el momento de reserva tu habitación en Gardiner House y vive tu experiencia religiosa en este alojamiento en Dublín!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.