Hola tripulación,

¿cómo va todo? Hace tiempo que no pasaba por aquí pero ha sido porque he estado trabajando en los bajos fondos del blog. Ya sabéis, contratar un servidor, instalar Analytics, hacer algunos retoques en el diseño…eso lleva tiempo y por eso estas semanas he estado missing.

Hoy quiero recuperar algunas fotografías de las vacaciones de verano en Lisboa. La realidad es que el verano pasado estamos a dos velas y decidimos optar por un destino económico. Nos habían recomendado muchos Lisboa y Oporto y pallí que nos fuimos.

Las dos son ciudades preciosas, Oporto más bucólica, familiar y pequeñita y Lisboa cada día más cultural y cosmopolita. De hecho, las calles estaban a rebosar de turistas de todas partes del mundo. No me extraña que en 2017 Portugal fuera elegida el mejor destino turístico del año.

Retratos del Alma de Alfama

Pasamos en Lisboa tres o cuatro días y lo que más me gustó fue recorrer las calles de Alfama. Es el barrio más antiguo de la ciudad portuguesa así que decidimos hacer un tour gratis por la zona y acertamos de pleno. Después de conocer la librería más pequeña de Portugal y algunos de sus grafitis urbanos, nos hablaron de un proyecto que es sin duda el corazón y el alma de Alfama.

alfama fado

Hace unos años llegó a la ciudad la fotógrafa Camilla Watson. Conectó muy bien con la gente y estuvo haciendo retratos de los vecinos de Alfama, esos que llevan la historia del barrio grabada en la piel. De los de toda la vida que plantan una silla en la puerta para disfrutar del sol, como hacía mi abuela.vecina de alfama

La artista sintió tal conexión con el barrio que a día de hoy vive allí y está muy integrada entre la gente de Alfama. Tanto que en muchas de las calles del barrio te encontrarás con las fotografías de los vecinos. En blanco y negro. Se trata de un proyecto que Watson realizó en colaboración con la iglesia de Santa Maria Maior para preservar los valores de este barrio lisboeta, cuna del fado.alma de alfama vecinos

Cuando lo descubrí me dio un vuelco el corazón, de verdad. Esas fotografías son más que un papel en blanco y negro. Tienen alma, te estremecen la piel y te entran unas ganas locas de pasar allí los días, conociendo a Rosa, Mario, Tininha o Manuel. Es el Alma de Alfama.alma de alfama

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *